martes, 14 de abril de 2009

SOLEDAD TENGO DE TI, TIERRA MIA DO NACÍ




Cajatambo es un pueblo de estrechas callecitas que lucen muy juntas como si temieran separarse. Por si fuera poco se trata de un pueblo de breve andar que parece suspendido de las faldas de un cerro poblado de manantiales. Afloramientos de agua que sirven para abastecer la sed de la población desde sus remotos orígenes. Sin embargo, la mañana del 30 de marzo del 2009 será recordado como el día en que luego de estallar de manera violenta el manantial de Kurupuquio se produjo un deslizamiento de barro y piedra que catapulto a esta vieja provincia limeña a una efímera celebridad. Pues una calle y más de cincuenta viviendas inundadas fueron suficientes para otorgarle una notoriedad jamás lograda en su historia.

No hay comentarios: