viernes, 27 de octubre de 2017

PRIMERA BANDERA




Un  21.10.1820 el general José de San Martín oficializó la bandera patria.
Su diseño fue modificado, pero sus colores (que en 2017 colma estadios deportivos y plazas públicas) se mantienen inalterables; fundidos en la memoria y en la sangre de mujeres y hombres nacidos en el Perú.
En mi caso personal, el mayor desasosiego que experimenté en mis días de proveedor de argumentos (dícese asesor) en el parlamento nacional fue la de ser un burócrata y no un investigador.
Sin embargo, cuando regresé a Huacho la historia cambió.
Durante días, semanas y meses me sumergí en la Colección Documental de la Independencia del Perú existente en el Museo de Huaura.


Así descubrí que hubo un día en que un destacamento venido de Cajatambo fue recibido por el mismo Libertador.
Pero asimismo el Museo de Huaura se convirtió en mi cátedra libre. Todo comenzó cuando un sacerdote español junto a una veintena de jóvenes venidos de Sevilla me pidió que los condujera a través del principal museo del Perú dedicado a la Independencia.
Fruto (aun parcial) de mis pesquisas es el libro que publicaré con ocasión del Bicentenario de la Proclama de Huaura (cuyo adelanto adjunto: https://larutadellibertador.blogspot.pe/)
Por lo expuesto, me sentiría indigno de mi pueblo y de mi patria si no acato el grato deber cívico de reanudar hasta su culminación la historia de como nació la República desde Huaura.
Un abrazo a todos los que leyeron el texto  (y a los que no...también).
¡Viva el Perú!

"ABIMAEL, EL SENDERO DEL TERROR"

Matrimonio de Abimael Guzmán y Augusta La Torre



En el segundo piso de una calle de Huamanga, en los años setenta del siglo pasado, un adolescente que vivía en la casa de enfrente recuerda a una pareja sin hijos que nunca pasó desapercibida. Tanto, que un día la policía se llevó al marido en pijama y la mujer lo asistió llevándole una muda de prendas.
A partir de este recuerdo personal, Umberto Jara ha escrito un libro que escudriña con rigor la nada clandestina actividad proselitista de Abimael Guzmán y Augusta La Torre.
De 1962 a 1980, durante dieciocho años, sin que ningún gobierno se ocupara con seriedad de investigarlos y menos de frenarlos, actuaron con libérrima impunidad.
No tuvieron hijos biológicos, pero si uno ideológico, al que dedicaron todos sus afanes y fanáticos empeños: el PCP-SL


Nadie se enteró, hasta el 17.6.1980 en que la camarada Norah (Augusta La Torre) dirigió la quema de ánforas y padrones electorales en el remoto poblado ayacuchano de Chuschi.
Pero sobre todo, Jara, cuenta y revela la trágica historia -al mando de Norah- de la primera víctima del senderismo: Benigno Medina. Un mediano agricultor que alertó y tramitó vanamente el respaldo de las autoridades encargadas. No fue escuchado ni protegido. Error fatal: la muerte de Benigno no fue un comienzo sino el final de un desastre que no supimos advertir. Y que por lo menos, debemos saber recordar.
Pues lo más deplorable (a un cuarto de siglo de la captura de su principal mentor) peor que el olvido es el recuerdo ignorante.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

BUDA vs CRISTO




Más allá de sus reales, y pasajeras, existencias ambos continuan en la faz de la tierra (habitando la memoria y vastos confines del redondo mundo).
En el caso del segundo -pese a la mayor antiguedad del primero- representado por la Iglesia Católica, no contenta con extender su señorio por Europa y América, osó imponerse -a toda costa- en el continente asiatico. Sin embargo, pese a los martirologios (o por eso mismo) se encontró con la horma de su zapato.
Una Iglesia, no menos rica en tradición ni menos infexible en devoción, con la fuerza de la razón y la razón de la fuerza, marcó límites históricos al empeño de dotar a la vida de algo mas que existencia.
Habida cuenta que los cineastas son los más eficaces historiadores de la era de las imágenes, una de las más logradas películas de Martín Scorsese aborda con veraz rigor la frontera infernal y celestial de una historia de la que solo el hombre puede ser exclusivo actor y creador.
Los hechos históricos acontecidos en 1640-41 en el Japón (narrados por un libro del escritor S. Endo, publicado en ), son el sustrato real y vital que ha dado motivo al trabajo conjunto de notables actores occidentales y japoneses, dirigidos por el cineasta italonorteamericano.
El resultado es un coherente ensayo visual y conceptual. Formidable y a la vez sobrecogedor. Tan impacable y estremecedor -para el alma- a experimentar un sismo de extrema magnitud.
Con todo, Silencio (al igual que el libro) es el nombre de una hermosa película. Pero ante todo es un espejo. El reflejo de nuestra historia. 
Una historia que no termina sino comienza al alejarse de la pantalla para seguir la batalla. Por los siglos de los siglos.

Debate: 
https://www.youtube.com/watch?v=5UZ1yBNXi3Y

 https://www.youtube.com/watch?v=W6Nu3yBIpFg

lunes, 7 de agosto de 2017

ANTES DEL OLVIDO





                                 

Al llegar al paradero
El transportista le responde que no tiene vuelto
Con urgencia procura hacer cambio
Nadie atiende su pedido
Se me ocurre entonces alcanzarle el importe
Aliviada sonríe mientras me agradece
La acompaña un anciano
A mitad del viaje revienta un neumático
Durante la obligada espera
Fuera del vehículo
"¿Tú papá?" le pregunto
"Sí, responde, tiene Alzheimer"
El viento sopla mientras el río suena
"Lo estoy llevando a Cajatambo antes que se olvide"



sábado, 5 de agosto de 2017

HISTORIA DE UNA SONRISA

Una tarde de 31 de Julio
Me cautivó escucharte
Mirarte hasta admirarte
Tanto que fuí a felicitarte

Por eso mismo después
Nada celebré más un día
Ver llegar a mis manos
Las fotos con tu sonrisa

Imágenes categóricas
De una tarde memorable
Destinadas a una pared
De una casa en Huacho

Glamorosa dama taurina
Desde un caballo zaino
Vestida de color naranja
En la plaza de Cajatambo

A pesar del tiempo nada
Ni tu nombre he perdido
Pues para mi fue todo
Un súbito asombro fugaz

Sin embargo al volver
De las fiestas patronales
Otra vez el asombro
Se yergue luminoso

Más hermosa todavía
Consternado contemplo
El fulgor de tu sonrisa
Impresa en mi memoria

De 2012 a 2017 es ésta
La mágica historia otra vez
De una sonrisa una tarde
Por María Magdalena






lunes, 10 de julio de 2017

ALTURAS DE MACHU PICCHU

 

Después de leer los comentarios que acompañan la difusión del video adjunto -en atención a los jóvenes, de todas las edades, que reparan en este promiscuo reducto virtual- vuelve a mi memoria un episodio que viene al caso rememorar y compartir.
Ocurre que después de ver la emisión del video por tv Perú, compré el casset que contenía el audio y nunca me cansé de escucharlo. De manera que cuando en 1986 Los Jaivas llegaron a Lima -para participar en un encuentro cultural auspiciado por el gobierno- consideré intolerable no ir a verlos actuar.
Una tarde inolvidable en el estadio de la UNI hicieron su presentación apoteósica y allí, consternado de emoción, estuve ante la poesía de Pablo Neruada hecha canto.
Por si fuera poco, no contento con verlos y escucharlos, me acerqué al Gato Alquinta (la voz principal del grupo) y le extendí la mano. Más aún todavía: conversamos.
Recuerdo -imposible olvidarlo- haberle preguntado por el parecer de Matilde Urrutia, la última esposa del poeta: "La viuda dice que a ella no le gusta tanto lo que tocamos pero si que está segura que ha Neruda le hubiera encantado".
Palabras vueltas canto, signos luminosos, tan precisas, admirables y perdurables como las majestuosas piedras que exaltan.
 
 
 


martes, 20 de junio de 2017

TRAGEDIA y POESÍA



Un día de fines de 1997 un rayo mató a Joaquina.
Murió en las alturas de Ambar pero nació en Cajatambo.
En 2013, camino a Ambar para inaugurar una biblioteca, leí el poema que escribí en su nombre ante una comitiva de poetas y escritores de Argentina, Ecuador y Perú.
Terminada la ceremonia de protocolo los visitantes pidieron en pleno traslarse al cementerio.
Frente a su tumba hubo cantos y lectura de poesía.
Por si fuera poco, el fugaz sabor de los labios de Ambar Lizeth al coincidir en una esquina, convirtió mi gratitud en perplejidad.
Sin embargo, mi perplejidad devino en asombro cuando  -meses después- llegó a mis manos una antología publicada en Argentina, donde  no solo figuraba el texto del poema sino el contexto que lo precedió.

JOAQUINA

Miro tu foto
en la portada de un periódico.
Tu cuerpo inerte
sobre la camilla de palos.

El tempo ha pasado
y parece mentira
tanta noticia.

Parece mentira pero es verdad.

Las tardes de junio cuando cantabas
en San Juan.
Tu vida en Torrejirka
donde llegaste siendo niña todavía.

Todo ha terminado.
Tu imagen es ahora un símbolo trágico,
una usencia famosa.

Parece mentira pero es verdad.
Encontrarte en una esquina
y en otra.
Y saber que eres y no eres.