viernes, 16 de agosto de 2013

PROVERBIOS Y CANTARES

(1875-1939)


En Huaura. En un modesta y vetusta biblioteca de pueblo, mal iluminada y peor conducida, encontré una  antología de poesía que leí con pasión y devoción, una y otra vez, hasta que terminé copiando su contenido.

Y puesto que ningún idioma resulta más  hermoso que cuando habla a través de su poesía, aquella se torna doble maravilla, cuando la poesía ostenta sabiduría.
Más todavía cuando la sabiduría, en forma de poesía, encuentra en la voz de un poeta, la voz de todo un pueblo.
He aquí, pues, un puñado de aquella belleza y sabiduría recogida y compartida, de puño y letra, por Machado. El Machado jamás manchado: Antonio Machado.


Enseña el Cristo: a tu prójimo 
amarás como a tí mismo,
mas nunca olvides que es otro.

Se miente más de la cuenta
por falta de fantasía:
también la verdad se inventa.

¿Dijiste medía verdad?
Dirán que mientes dos veces
si dices la otra mitad.

Con el tu de mi canción
no te aludo, compañero;
ese tú soy yo.

Demos tiempo al tiempo:
para que el vaso rebose
hay que llenarlo primero.

Creí mi hogar apagado,
y revolví la ceniza...
Me quemé la mano.

¡Recuento de risa!
¡Un hombre tan serio!
...Nadie lo diría.

Bueno es recordar
las palabras viejas
que han de volver a sonar.

Poned atención:
un corazón solitario
no es corazón.

Todo necio
confunde valor
y precio.

Da doble luz a tu verso,
para leído de frente
y al sesgo.
Más no te importe si rueda
y pasa de mano en mano:
del oro se hace moneda.

Tengo a mis amigos 
en mi soledad,
cuando estoy con ellos
¡ que lejos están!

Dos consejos, a fuer de viejo:
nunca sigas un consejo.
Pero tampoco es razón
desdeñar
consejo que es confesión.

-¿Más el arte?
                 -Es puro juego,
que es igual a pura nada,
que es igual a puro fuego.

Mala gente que camina
y va apestando la tierra...

Nuestras horas son minutos
cuando esperamos saber,
y siglos cuando sabemos
lo que se puede aprender.

¡Ojos que a la luz se abrieron
un día para, después, 
ciegos tornar a la tierra
hartos de mirar sin ver!

El bueno es el que guarda,
cual venta del camino,
para el sediento el agua,
para el borracho el vino.

El hombre es por natura la bestia paradójica,
un animal absurdo que necesita lógica.
Creo de nada un mundo y, su obra terminada.
"Ya estoy en el secreto -se dijo-, todo es nada".

De diez cabezas, nueve
embisten y una piensa.
Nunca extrañéis que un bruto
se descuerne luchando por una idea.

Bueno es saber que los vasos
nos sirven para beber,
lo malo es que no sabemos
para que sirve la sed.

Anoche soñé que oía
a Dios gritándome: ¡Alerta!
Luego era Dios quien dormía,
y yo gritaba: ¡Despierta!

A las palabras de amor
les sienta bien su poquito
de exageración...

El ojo que ves no es
ojo porque tu lo veas;
es ojo porque te ve.

Mas busca en tu espejo al otro,
al otro que va contigo.

Hoy es siempre todavía.

Si vino la primavera,
volad a las flores;
no chupéis cera.

Los ojos por que suspiras,
sabelo bien, 
los ojos en que te miras
son ojos porque te ven.  


No hay comentarios: