martes, 14 de abril de 2009

EL HÉROE Y EL POETA





(1799-1846)
A más de cuatro mil metros de altura y a los largo de más de cien kilómetros casi nunca la temperatura supera los trece grados centígrados sobre la meseta de Bombón. En ese escenario, vasto y frío, el 6 de agosto de 1824 se desarrolló la Batalla de Junín en la pampa de Chacamarca. Aquél día se enfrentaron, sin disparar un solo tiro, 900 patriotas contra 1300 defensores -casi en su totalidad nativos- del dominio español.
(1899-1986)
Entre las 5 y 5.45 de la tarde las lanzas y las espadas tiñeron de sangre los pantanos. Fue una tarde paradójica, pues al final de la batalla vencieron quienes comenzaron por huir. La aparición providencial de los Húsares del Perú definió la historia. Un joven coronel argentino, de 28 años, dirigía la legión que libró a la tropa patriota del sangriento e inminente revés. Pese a su juventud se trataba de un veterano del Ejercito de Los Andes.
En la plaza La Libertad de la provincia de Junín un monumento ecuestre rinde tributo al coronel argentino. Sin embargo, la escultura y las palabras en ella puestas resultan insuficientes sin aquellas que -a continuación- con no menor gloria épica lo consagran en la memoria.

PAGINA PARA RECORDAR AL CORONEL
SUAREZ, VENCEDOR EN JUNIN
Qué importan las penurias, el destierro,
la humillación de envejecer, la sombra creciente
del dictador sobre la patria, la casa en el Barrio del Alto
que vendieron sus hermanos mientras guerreaba,
[los días inútiles
(los días que uno espera olvidar, los días que uno
[sabe que olvidará),
si tuvo su hora alta, a caballo,
en la visible pampa de Junín como en un escenario
[para el futuro,
como si el anfiteatro de montañas fuera el futuro.

Qué importa el tiempo sucesivo si en él
hubo una plenitud, un éxtasis, una tarde.

Sirvió trece años en las guerras de América. Al fin
la suerte lo llevó al Estado Oriental, a campos del Río Negro.
En los atardeceres pensaría
que para él había florecido esa rosa:
la encarnada batalla de Junín, la orden que movió la batalla,
la derrota inicial, y entre los fragores
(no menos brusca para él que para la tropa)
su voz gritando a los peruanos que arremetieran,
la luz, el ímpetu y la fatalidad de la carga,
el furioso laberinto de los ejércitos,
la batalla de lanzas en la que no retumbó un solo tiro,
el godo* que atravesó con el hierro,
la victoria, la felicidad, la fatiga, un principio de sueño,
y la gente muriendo entre los pantanos,
y Bolívar pronunciando palabras sin duda históricas
y el sol ya occidental y el recuperado sabor del agua
[y del vino,
y aquel muerto sin cara porque la pisó y borró la batalla...

Su bisnieto escribe estos versos y una tácita voz
desde lo antiguo de la sangre le llega:
—Qué importa mi batalla de Junín si es una gloriosa memoria,
una fecha que se aprende para un examen o un lugar en el atlas.

La batalla es eterna y puede prescindir de la pompa
de visibles ejércitos con clarines;
Junín son dos civiles que en una esquina maldicen a un tirano,
o un hombre oscuro que se muere en la cárcel.

Jorge Luis Borges (Argentina)

No hay comentarios: