martes, 17 de septiembre de 2013

GRANDÍSIMOS ENANOS (CUZCO 1941)



Es frecuente, decía Octavio Paz, lo pequeño entre los grandes. Pero lo es más cuando aquella nimiedad deviene en pomposa excrecencia postrera de quienes inspiran algo peor que el desprecio: verdadera pena. El testimonio de José María Arguedas resulta al respecto categórico y esclarecedor.


"Hay allá cuatro o cinco 'escritores' que se consideran verdaderos monstruos de sabiduría, y tratan con verdadero desprecio especialmente a los peruanos que vienen de fuera; pero los típicos de estos son dos 'comunistas', Luis Nieto y un Gutiérrez; a mi jamás me conocen, pasan por mi lado haciéndose los que no me han visto; y realmente nunca les he dado motivo para que me desprecien de esa manera; en cuanto a los 'catedráticos', a los mas notables me los han presentado muchísimas veces, y siempre o cada vez, soy nuevo para ellos, y naturalmente, en todas esas oportunidades, me manifiestan 'el gusto de conocerme' y me preguntan si soy el autor de Agua".





No hay comentarios: