viernes, 30 de octubre de 2015

BRINDIS DE PALABRAS


Al agradecer todos los saludos (intangibles y virtuales) sin menoscabo de los otros (fugaces y factuales) creo oportuno manifestar que siempre extrañaré tener 50 años. Pero mi nostalgia se funda no tanto en que la medía centuria es una edad de celebraciones preeminentes y hasta prominentes, en mi caso, se debe sencillamente a todo lo vivido y compartido (ceremonia en Palacio de Gobierno, el descubrimiento de la Cordillera Huayhuash, participación en el festival internacional de homenaje a J. M. Arguedas, un libro en camino y un gran amor en este recodo del camino) comporta el breve y puntual recuento de mi regocijo.
Pero en particular, celebro con no menos gratitud, las muestras de aprecio y los saludos de quienes me leen y me escuchan. Habitar un lugar en su memoria y en sus afectos me conmueve y emociona. Pues saberlo me hace sentir que todos los días son para mí tal si fueran mi cumpleaños.


Ser destinatario de la atención y la invitación de los jóvenes conformantes de la asociación cultural "Musuq Yawar" en la tierra de Arguedas y de igual modo del colectivo "Cielo Abierto" en Barranca (la otra tierra del maestro) es desde ya un regalo y al mismo tiempo un apasionante desafío. Y ni que decir, de las consideraciones de la tierra en que nací (Cajatambo) y de aquella a la que me alberga (Huacho).
Quisiera decir más cosas pero prefiero limitarme a creer que -tal como lo creí siempre- a partir de los cincuenta viviría la vida de mi sueños. Y por eso, envanecido por todos los mensajes recibidos, prefiero concluir con uno que merece conservarse en el joyero de la memoria y del corazón: "Mi querido amigo César Augusto Reyes Villanueva, tenga Usted el saludo de toda mi familia y mío. Amigo de siempre, desde los años sanmarquinos hasta el presente. Distinguido por ese derroche de caminos seguidos en la realidad y la ficción. En tu día César, un brindis y un gran afecto. Y como dice Ruben Blades en su canción 'La Mora': 'Que el cielo te colme de habichuelas".
Si es verdad que una de las razones para escribir es la distinción de ser querido y requerido convencido lo proclamo y digo: valió la soledad. Gracias. Es decir: ¡Salud amigos!

1 comentario:

John Jimenez dijo...

Cesar,

Recordado Primo, acabo de leer tus lineas y te felicito, pero en medio de esto tambien me invade una pena, pues la hija de Raul, Sophia (25) fallecio hace 3 dias aqui en los EE UU,
dejando a sus padres desconsolados despues de larga y penosa emfermedad. Los restos de ella van a ir a Peru este fin de semana, pues ese fue su ultimo deseo. Fue una buena sobrina y se nos va en la flor de la vida.
Te hago saber esta triste noticia, para que les hagas presente a los familiares.
El tio Jesus Lavado vive donde tambien viven los de la esposa de Raul Rossi, y alli la velaran.Escribo en tu pagina pues no tengo tu correo electronico, asi es que me disculparas.

Sin mas por el momento primo, me despido con un abrazo.

John J V